DETRÁS DE LA MÁSCARA | MÁS LITERATURA

Por: José Antonio Samamé Saavedra

Cada persona muestra un rostro que revela la expresión de su ser frente a un mundo hostil y dinámico. Por tanto, constituye un elemento no sólo físico, pues manifiesta su realidad subjetiva o interior, siendo un factor crucial en determinar su perspectiva desde el individualismo, así como de su interacción con diversos grupos sociales. Acorde con la filosofía de Gombrich, todo individuo posee un rostro peculiar que mantiene ante diferentes adversidades en el transcurso de su vida, cuyos rasgos fisionómicos lo identifican del resto de sujetos. Por otro lado, se adquiere una máscara cuando se pretende mostrar a un grupo social la concordancia de los ideales propios con los objetivos colectivos, por ende, se tiende a modelar la conducta, el pensamiento, la expresión facial, entre otros aspectos para permanecer en la agrupación o sociedad (Betancur, 2010).

En ese sentido, la máscara concierne a la postura adoptada por el hombre en su entorno social, cuya influencia consigue modificar su conducta, formas de expresión, valores e ideologías. No obstante, presenta una identidad o rostro que refleja de forma individual su pensamiento, percepción de diferentes hechos sociales, a fin de interpretar una realidad determinada con base en designios de una cultura que oriente a la elección de decisiones más acertadas.

En la época moderna, se manifiesta la valoración del sentimiento de individualismo, autonomía, singularidad o libertad personal, cuya preocupación por el rostro en periodos remotos no predominaba producto de la influencia significativa de los grupos sociales, escenario derivado del fomento de las técnicas psicológicas como el retrato y espejo que impulsaron la búsqueda de características peculiares semejantes al modelo plasmado con rasgos únicos, incentivando a mejorar el autoconcepto de sí mismo, además de la autoestima del individuo como símbolo de dignidad y diferenciación ante el resto de seres humanos, pues la originalidad del rostro se atribuye a la singularidad de la persona en un contexto diverso (Altuna, 2009).

De esta manera, la exteriorización de la conciencia del yo se produce por la visualización objetiva de cada rasgo manifestado por el rostro propio, lo cual, se intensificó por el surgimiento de las fotografías, retratos coloridos, así como, por el fortalecimiento del autoconcepto de sí mismo mediante el análisis del yo a través del espejo, sin embargo, se evidencia una realidad diferente cuando el individuo empieza a interactuar con un grupo de masas, pues su identidad se esconde por medio de una máscara, optando por imitar expresiones gestuales, faciales, comportamientos, ideologías, costumbres, entre otras conductas semejantes a la colectividad, a fin de vivir en un ambiente armonioso y conocido.

No obstante, con las manifestaciones artísticas del movimiento vanguardista se muestra una contraposición al rostro o la peculiaridad del individuo, enfatizando el interés por la singularidad de la persona cuando pertenece a un grupo social, por tanto, en las pinturas del cubismo se representa imágenes de un rostro fragmentado, retorcido, desconfigurado, etc., integrándose con otros componentes como paisajes, animales, máscaras y seres monstruosos de diferentes magnitudes con expresiones de maliciosas (Altuna, 2009).

En ese sentido, los factores articulados por las expresiones artísticas del vanguardismo indican una postura disidente a la plasmada por la peculiaridad del rostro, es decir, la subjetividad de la persona retratada se relega, siendo sólo un componente que integra un grupo o masa hostil, cuya representación se expone por medio de dibujos similares a una máscara que manifiestan la ausencia de autonomía como de expresividad del sujeto de forma individual, optando por comportarse con un seguidor de las masas. De esta manera, el pensamiento en el siglo XX difiere de la corriente clásica, pues diseña el retrato de una misma persona de manera reiterada, pero con una identidad distinta que transmite los cambios adoptados por la injerencia de la sociedad.

Desde la perspectiva de la literatura, la máscara manifiesta al hombre fragmentado, es decir, sus pensamientos, comportamientos, estilos de vida, entre otros aspectos de preferencia personal son adoptados por la influencia social, lo cual, se expone en diferentes obras literarias de Baudelaire, cuya temática resalta el cuestionamiento de la transparencia de su ser, producto de varios factores intervinientes incluida su persona que conjuntamente componen a él mismo, por tanto, muestra un profundo lamento por su otro imitado también reflejo de su esencia como de su congoja (Pereira, 2011).

Por ende, Baudelaire como escritor expone la adopción de múltiples facetas internas que caracterizan su personalidad frente a diferentes contextos y ámbitos, lo cual, procede de una gama de mutaciones o transformaciones generadas a raíz de factores socioculturales con intervención en el alcance de los objetivos, en tanto, este escenario literario conlleva a deducir la orientación del arte junto con otras disciplinas de la ciencia por analizar las versatilidades del rostro del individuo, es decir, cada fragmento articulados al ser a causa de los cambios que manifiesta una superposición de máscaras asumidas en diversas etapas de la vida.

La representación de las máscaras en el género dramático del campo literario, implica asignar un conjunto de matices simbólicas y creativas a la historia teatral que permita optar por intérpretes de un personaje idóneo, cuyas particularidades como características físicas, psicológicas e intelectuales sean conformes con el temperamento y carácter del postulante para transmitir con total naturalidad, la participación de un sujeto ficticio o real en un determinado contexto situacional que revela la exposición de múltiples personas en un mismo individuo, siendo cada fragmento una pieza complementaria que asimila varias expresiones que otorgan originalidad a la complejidad al ser moderno. Cabe mencionar que, la aplicación de un análisis psicosocial en diferentes obras literarias, refleja la orientación de la ideología, comportamiento e idiosincrasia de una sociedad de una determinada época.

Finalmente, el declive de la singularidad propia del rostro de la persona en el periodo contemporáneo se produce por una profunda crisis contrapuesta al individualismo, genuinidad ética y humanismo, los cuales, relegan la dignidad como el valor único mostrado por el rostro ante la sociedad, producto del predominio de las máscaras antepuestas a la esencia del sujeto que enfatizan la influencia de las masas o grupos conforme a los estereotipos e idiosincrasia, imposibilitando la expresión de identidad del ser por acatar con los paradigmas actuales, siendo un escenario sofisticado denotado por dinamismo que constituye un objeto de análisis por diversas disciplinas de la ciencias para comprender la enorme complejidad representada por el pensar, decidir y actuar frente a múltiples situaciones hostiles.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Altuna, B. (2009). El individuo y sus máscaras. Idea y valores, 33 – 52. Obtenido de http://www.scielo.org.co/pdf/idval/v58n140/v58n140a02.pdf

Betancur, M. (2010). Persona y máscara. Praxis Filosófica, 127 – 143. Obtenido de https://www.redalyc.org/pdf/2090/209019322007.pdf

Pereira. (2011). Las formas de enmascaramiento y la caída en abismo como estrategias narrativas. Colombia: Universidad Tecnológica de Pereira.

BIOGRAFÍA

José Antonio Samamé Saavedra (Lambayeque, Perú 1983). Magíster, economista, escritor, investigador, conferencista y ambientalista. Este año obtuvo el 2° puesto en ensayo literario en el concurso internacional “La chalina roja”. Fue director de la revista Magazine Económico. Publicó los libros Los viajes de Pierre y Sobrenatural. Ha participado en antologías y revistas a nivel nacional e internacional. Ganó los premios: Aliados por la Educación, Premio Nacional de la Cultura del Agua y Premio Nacional Ambiental “Antonio Brack Egg. Fue condecorado con los Laureles Educativos 2018 y 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .