EL PROYECTO MANHATTAN: LITTLE BOY Y FAT MAN | TECNOLOGÍA INDUSTRIAL

¿Qué fue “El Proyecto Manhattan”?

Antes de contestar la pregunta, es necesario hablar del inicio de la Segunda Guerra Mundial, específicamente, cuando los científicos nucleares Eugene Wigner, Edward Teller y Leó Szilárd sabían que la energía liberada por la fisión nuclear podía ser utilizada para crear y producir bombas por los alemanes.

En este sentido, los científicos platicaron con Albert Einstein para alertar al presidente Roosevelt de una amenaza nuclear a nivel mundial. El 2 de agosto de 1939, Einstein envió una carta –que fue escrita por Szilárd– al gobierno estadounidense para notificar de este peligro. En consecuencia, el presidente norteamericano comenzó diversas investigaciones sobre cómo la fisión nuclear podía ayudar o afectar a la seguridad nacional.

Con esta carta comenzó el Proyecto Manhattan, dirigido por el físico nuclear Robert Oppenheimer y financiado por tres gobiernos: Estados Unidos, Reino Unido y Canadá. Este gran proyecto empleó cerca de 130 mil personas y costó aproximadamente 2 mil millones de dólares. El objetivo del Proyecto Manhattan era superar el Proyecto Uranio, que desarrollaban los científicos nazis y que era dirigido por el físico alemán Ernest Heisenberg.

¿Quiénes participaron en “El Proyecto Manhattan”?

En el Proyecto Manhattan participaron grandes eminencias de la física, como Robert Oppenheimer, Enrico Fermi, Ernest Lawrence, Niels Böhr y Albert Einstein. Sin embargo, quien se encargaba de financiar, supervisar y asegurar este proyecto, era el ejército y el gobierno de los Estados Unidos.

Fat Man y Little Boy

Las investigaciones y estudios sobre la fisión nuclear se llevaron a cabo en múltiples laboratorios –estrategia para defenderse contra el espionaje soviético–, principalmente en las instalaciones de Oak Ridge y en el laboratorio de Los Álamos. En estos lugares, se diseñaron y planearon cuatro bombas: Thin Man, The Gadget, Fat Man y Little Boy. Sin embargo, las dos primeras no eran una opción viable para el gobierno norteamericano, por lo que decidieron perfeccionar Fat Man y Little Boy.

Estas dos últimas bombas fueron lanzadas en Japón: Little Boy, en Hiroshima; Fat Man, en Nagasaki. Algunos científicos se sintieron culpables por las consecuencias de usar bombas atómicas en la guerra, debido a que fueron parte responsable del asesinato de cientos de miles de personas.

Después de estos eventos trágicos, han existido grandes polémicas sobre el uso de las bombas nucleares, debido a que la ciencia ha progresado sobre temas de la fisión nuclear, pero utilizado, en el caso de Hiroshima y Nagasaki, en destruir ciudades y, en consecuencia, asesinando a personas. Los debates continúan, la cuestión es que al revisar la historia no permite hacer una pregunta para futuras generaciones ¿el avance de la ciencia debe ser utilizado para fines de seguridad nacional? ¿Hasta qué punto la ciencia deberá analizar sus avances y enfocarlos en investigaciones éticas? Cada quien tiene una opinión distinta, como lector ¿cuál es tu punto de vista?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .