15 grupos para entender el Rock mexicano (P. 1) | MÁS LITERATURA

Por: Josué Flores Lara

Ya pasaron las fechas patrias. Comimos el buen pozole y nos empinamos nuestros buenos caballitos de tequila. Pero la admiración por México no para y por eso te presentamos: 15 grupos de rock mexicano que debes escuchar, conocer y que te presentamos en tres entregas.


Recuerda: Esta lista no es ley, son sugerencias para desentrañar un poco el pantano que es el rock mexicano.


1. La Revolución de Emiliano Zapata

Para cuando esta banda presentó su primer disco (1971), el rock mexicano ya tenía un camino recorrido. Las reversiones baladescas de Enrique Guzmán y Angélica María ya sólo eran del gusto de la “momiza” y el Festival de Rock y Ruedas en Avándaro, sólo terminó por sepultar masivamente al rock en México.

Pero dentro de ese sombrío panorama, “La Revo” consiguió lo que parecía improbable: tener éxito fuera del país y demostrar con sus rolas “Ciudad perdida” y “Nasty sex”, que el rock mexicano podía tener identidad propia. Si te gusta la psicodelia de finales de los 60, combinada con sonidos latinos, esta agrupación es para ti.

2. Three Souls in my mind

Mucho antes de que Álex Lora le escribiera canciones a lo que fuera (incluso “homenajeando” a lo que antes le había tirado, por ejemplo: la canción “Juan Pablo II”), existió un trío de blues y boogie, que hizo música contra el gobierno, describió los problemas de ser “chavo” en los años 70 y de paso, le dio identidad a una forma de vida que iba a contracorriente de la “buena moral”.

Este trío fue el Three Souls in my mind. Lamentablemente, “el Three” también instauró la ley del rompimiento del rock mexicano: lucha de egos, intereses y batallas legales. Si crees que “te pasa el rocanrol”, debes escuchar: “Chavo de onda”, “Abuso de autoridad” y “No le hagas caso a tus papás”.

3. Dangerous Rhythm

Esta es una historia punk del tipo: “Vive rápido y muere joven”. También es una historia normal del México “moderno” de los años 70: un chico de clase acomodada tuvo la oportunidad de ir a Estados Unidos, específicamente a Nueva York, y vio toda la cresta caótica del punk y cuando llegó a México, en vez de seguir con sus estudios, decidió invitar a otros amigos para formar la primera banda punk en 1978.

Piro, Johnny Danger, Rip Sick y Marcelo presentaron, con su primer LP homónimo, no sólo esa música desafinada y tocada a ritmos veloces, sino la estética punk al 100%: cabellos parados, arracadas, piercings, ropa rasgada y una actitud que irritaba a las autoridades. Tiempo después, en 1985, Dangerous decidirían españolizar su nombre a Ritmo Peligroso, y al puro estilo de The Clash, combinar el punk con otros ritmos y meterse al movimiento de “Rock en tu idioma”, siendo influencia importante para proyectos como Maldita Vecindad y, tiempo después, Víctimas del Doctor Cerebro o Panteón Rococó. Si quieres oír las dos caras de la primera banda punk de México, no dejes de escuchar: “Rough animal” y “Marielito”.

4. Rodrigo González

Este cantautor tamaulipeco, avecindado en el ex Distrito Federal y fundador del movimiento rupestre, es una de las grandes leyendas del rock mexicano. Justo cuando su trabajo musical empezaba a ser reconocido y ya había firmado contrato con una compañía discográfica nacional, falleció sepultado en el sismo de 1985 (dicen sus seguidores que por un “pasón” de cemento).

González sobresalió tocando blues, rock y la llamada nueva canción latinoamericana, que supo combinar con letras divertidas, irónicas y fuertemente descriptivas de la realidad de la ciudad y sus habitantes en los años 80. Si quieres entrarle, no dejes de escuchar: “Distante Instante”, “El rock del Ete”, “Aventuras en el DF”, “Oye tú, pescador”, “Gran silencio”, “Estación del metro Balderas” y “No tengo tiempo”.

5. Santa Sabina

En Estados Unidos, durante los años 80, el rock se dividió en dos vertientes: la comercial, financiada por grandes corporaciones; y la alternativa, que se escuchaba en las estaciones de radio universitarias. En México, la situación era un poco diferente: el pop, la balada y la música tradicional mexicana eran quienes acaparaban. El rock estaba marginado y para las presentaciones en vivo, sólo en la periferia de las ciudades tenía acogida.

Al margen de ese difícil panorama, las universidades públicas empezaron a recibir al rock, donde la música convivió con diferentes tipos de propuestas como el arte dramático y la literatura. Santa Sabina se formó en 1988 y fue la principal propuesta de esa interesante mezcla que, además, se nutrió de movimientos sociales que exigían un cambio democrático y radical de la dirección del país. Rita Guerrero, la figura principal de la banda, oriunda de Guadalajara, llegó a la CDMX para estudiar Artes Dramáticas en la UNAM y ahí participó con diferentes colectivos que apoyaron la lucha de diferentes movimientos.

La banda se distinguió de otras, aparte de la voz y fuerte presencia de Rita en los escenarios, por sus influencias de jazz, rock psicodélico y la imagen misma de la agrupación, que les ganó ser comparados con bandas de rock gótico. Santa Sabina grabó 5 discos y se separó en 2005, aunque tuvieron apariciones posteriores en festivales como el Vive Latino y eventos en apoyo al zapatismo. Lamentablemente, Rita Guerrero fue derrotada por el cáncer en 2011, con lo que terminó un legado musical impresionante y honesto. Si quieres acercarte más a la banda, puedes oír: “Nos queremos morir”, “Olvido”, A la orilla del sol”, “Chicles” y “Azul casi morado”.

Continuará…

Parte 2

Parte 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .