15 grupos para entender el Rock mexicano (P. 2) | MÁS LITERATURA

Por: Josué Flores Lara

Sabemos que hablar de nuestra música preferida nunca es suficiente. Por eso, presentamos la segunda parte de la lista: 15 grupos para entender el Rock mexicano.

Nota: Aquí puedes ver la primera parte.

6. Caifanes

Cuenta la leyenda que cuando los Caifanes iniciaban su carrera musical, se acercaron con la desaparecida disquera CBS para pedir una oportunidad y los ejecutivos, burlonamente, les dijeron: “Aquí vendemos música, no ataúdes”; grave error, la disquera desapareció al poco tiempo. Por otra parte, los Caifanes lograron superar su etapa “dark” y su estilo a la Robert Smith y, al poco tiempo, consolidaron un rock mexicano y verdadero, logrando introducir toda la variedad musical de la historia de México, desde el mariachi, hasta la música prehispánica. Además, habrá que agregar las profundas y poéticas letras de Saúl Hernández, que hurgaban en el amor, desamor y la búsqueda de identidad a finales del siglo XX.


Lamentablemente, Caifanes fueron víctimas de los egos de Saúl y Alejandro Marcovich y tras el lanzamiento del disco El nervio del volcán , la banda decidió separarse para 15 años después, reunirse de nuevo para sólo avivar las tensiones y terminar todo en incertidumbre. Si por alguna razón no los has escuchado, es fundamental que te “chutes” los discos: El silencio y El nervio del volcán.

7. Maldita Vecindad

Para inicios de los años 90, en México, el rock y sus distintas vertientes gozaban de gran popularidad. Las bandas aparecían en los programas televisivos más importantes y sus canciones tenían alta rotación en la radio. En el ámbito político y económico, México firmaba el TLC y parecía que el país, por fin, podía entrar al “club de los ricos del mundo”. Pero en las calles de México -Tenochtitlan, la miseria y la informalidad seguían latentes y se podían ver en cualquier esquina. Maldita Vecindad, banda nacida en el telúrico 1985, de vocación netamente callejera y solidaria con las causas sociales, logró llevar la voz de los grupos marginales de las grandes ciudades al “mainstream” musical.

Sin embargo, Maldita no sólo logró eso, sino que también supo mezclar los diferentes sonidos que hay en la calle para crear un estilo que tuvo el visto bueno de la comunidad musical de esos años. Rock, ska, punk, hip-hop y ritmos antillanos, son sólo algunos de los estilos que Maldita sacó del barrio para crear, el que tal vez, es el disco definitivo del rock mexicano: El circo. Con el tiempo, Maldita Vecindad hizo carrera musical con sus propias reglas: se alejó de la industria, siguió trabajando con colectivos de todo tipo y sacó discos cuando lo creyó conveniente. Si a tí te gusta el circo de las grandes ciudades, no dejes de oír: “Rafael”, “Apañón”, “Pachuco”, “Un Poco de Sangre” y “Don Palabras”.

8. Café Tacvba

La banda de rock que nunca se asimiló como tal, pero siendo sinceros, no hay nada más alejado de la verdad. Oriundos de Ciudad Satélite, Estado de México, han llevado al rock a otros confines que ni el mismo Chuck Berry en los años 50, se pudo imaginar. Café Tacvba es la banda de rock mexicano por excelencia. Desde el inicio de su carrera, asimilaron distintos géneros de arraigo en la historia musical mexicana como la balada, el bolero, el corrido y los sones jarochos, y los combinaron con música netamente identificada con la juventud, como el rock, el punk y la música electrónica. Además de ser la única banda mexicana en llenar dos veces el Foro Sol, “los 4 fantásticos de Satélite” también son los únicos músicos en el mundo en grabar dos MTV Unplugged. Su adaptación musical y la inagotable búsqueda de nuevos sonidos, hicieron que los Tacvbos sobrevivieran a la vorágine del “Rock en tu idioma” y su vigencia en la actualidad, está más que demostrada. Te recomendamos, sin riesgo a equivocarnos, que escuches completos los discos Re, Revés/Yo soy, Cuatro Caminos y El objeto antes llamado disco.

9. La Barranca

Si en México hay una banda que siempre ha destilado virtuosismo, calidad, elegancia, excelentes letras, pero sobre todo, independencia, esa banda es La Barranca. Formados en 1994 por los grandes músicos José Manuel Aguilera y Federico Fong (en ese momento se desempeñaban como músicos de apoyo de Caifanes), La Barranca ha dejado una profunda huella en el rock mexicano por ser un proyecto fiel a sus ideales: nunca estancarse en una idea o sonido musical. Con más de 25 años de existencia (con José Manuel Aguilera como la piedra angular del proyecto), La Barranca es, como el mismo Aguilera ha mencionado en diferentes entrevistas: “Un laboratorio musical no apto para todos los oídos”. Desde su primer disco, El fuego de la noche, la banda ha estado en constante evolución y no aceptan mirar hacía atrás, aún si sus trabajos anteriores les merecieron un mayor reconocimiento: La Barranca renunció a las modas a cambio de su originalidad. Su trabajo musical ha pasado del rock ligero, al rock denso (lleno de múltiples capas y arreglos), a la música acústica y etérea; y en todos los casos, salieron triunfadores. Si te sientes atraído por música honesta y líricas brutales y sin indulgencia, te recomendamos: “Animal en extinción”, “Hasta el fin del mundo”, “El alacrán”, “Cuervos”, “Una tarde en la vida” y “Día negro”.

10. Ely Guerra

Dentro de todo el panorama musical de México, es difícil encontrar una voz tan grandiosa como la de Elizabeth Guerra Vázquez. Su voz es tan característica y reconocible, que no sólo nos remite a su extenso trabajo, sino también, a las múltiples colaboraciones que Ely Guerra ha hecho dentro de la escena. Porque no sólo colaboró en el Unplugged de la banda chilena La Ley (con “El duelo”); sino que también participó con Control Machete en la banda sonora de la película Amores Perros (“De perros amores”); con José Fors (“Bajo Advertencia”); con la banda de ska, Inspector (“Noviembre”); y hasta con la banda de surf, Lost Acapulco (“Melodía que no se va”). Y en todas las canciones, Ely Guerra ha dejado su sello personal: su gran voz, los matices con los que la maneja y su versatilidad.

Esta última característica es la que hace especial a Ely Guerra, porque ella hubiera podido hacer carrera sin más que su simple presencia y tal vez, dejándose acompañar por algún autor de música romántica que le escribiera éxitos rotundos. Pero no, Ely Guerra no tiene un disco igual, la cantante siempre buscó la transformación. Si su primer álbum fue una exitosa y agradable sorpresa al oído, el segundo disco fue una serie de experimentos que la llevaron a hacer música electrónica y hasta trip hop. En su tercer disco, Ely mostró cuál es su idea de rock, incluyendo una de las mejores y más hermosas canciones, no sólo de la escena, sino de la música mexicana (“Mi playa”). Para el cuarto disco, Hombre invisible (con el que ganó un premio Grammy), Ely Guerra ya había puesto sus condiciones: voy a hacerme cargo de mi carrera y lo haré a mi manera. Y después de un prolongado retiro de los estudios de grabación (no sin antes lanzar algunos discos en vivo), Ely Guerra lanzó su último álbum, Zion, que es un homenaje a su principal arma: su voz. Si quieres conocer más de la evolución de esta gran artista, te invitamos a escuchar: “Peligro”, “Ángel de fuego”, “De la calle”, “Tengo frío”, “Ojos claros, labios rosas”, “Quiéreme mucho”, “Puerto Vallarta” y “Stranger”.

No te pierdas la tercera y última parte de esta revisión de la historia del rock mexicano…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .