Nahui Ollin y su sello libertario a través de la pintura y la poesía | MÁS LITERATURA

Por: Andrea Castillo Pacheco

La pintura de Nahui Olin simboliza la ingenuidad y la pureza por medio de sus autorretratos de ojos grandes y color verde. Mientras que sus pinturas sobre las escenas de la Ciudad de México con sus cantinas, sus pulquerías, sus mercados, sus casas y parques reflejan la cotidianidad de un país lleno de tradiciones y costumbres. Asimismo, sus pinturas eróticas pueden considerarse como el parteaguas para la exaltación de la sexualidad vista desde el ámbito estético, rebelde y libre.

Por otro lado, su poesía está llena de espiritualidad, de energía cósmica, de elementos terrenales y del espacio-tiempo. Además de que presenta tópicos que hablan sobre la reivindicación de la mujer, su libertad sexual, su exploración corporal y su deseo sexual como un derecho, y el erotismo como forma de manifestación social. Su intensidad para amar está reflejada en sus versos, la intensidad con la que amó al Dr Atl.

Su poesía también habla de ciencia, del cosmos, la química, la vida. Ollin sentía un gran afán por conocer la ciencia, sus misterios y logros, y deseaba sentirlos en la vida diaria.

Nahui Olin publicó su primer libro de poesía, Óptica cerebral. Poemas dinámicos, en la temprana  fecha de 1923, es una verdadera obra de arte, tanto por su contenido lírico como por la carátula y las otras policromías incluidas en su interior, realizadas con la técnica del esténcil a mano, en cada uno de los ejemplares, por el Dr. Atl

Aquí presentamos algunos poemas que reflejan todo el sentir de Nahui Ollin a través de sus letras.

Bajo la mortaja de nieve duerme la Iztatzihuatl

Bajo la mortaja de leyes humanas, duerme la masa mundial de mujeres, en silencio eterno, en inercia de muerte, y bajo la mortaja de nieve —son  la Iztatzihuatl, en su belleza impasible, en su masa enorme, en su boca sellada por nieves perpetuas,— por leyes humanas. — Mas dentro de la enorme mole, que aparentemente duerme, y sólo belleza revela a los ojos humanos, existe una fuerza dinámica que acumula de instante en instante una potencia tremenda de rebeldías, que pondrán en actividad su alma encerrada, en nieves perpetuas, en leyes humanas de feroz tiranía. —y la mortaja fría de la Iztazihuatl se tornará en los atardeceres en manto teñido de sangre roja, en grito intenso de libertad, y bajo frío y cruel aprisionamiento ahogaron su voz; pero su espíritu de independiente  fuerza, no conoce leyes, ni admite que puedan existir para regirlo o sujetarlo bajo la mortaja de nieve en que duerme la Iztazihuatl en su inercia de muerte, en nieves perpetuas.

El cáncer que nos roba la vida

El cáncer de nuestra carne que oprime nuestro espíritu sin restarle fuerza, es el cáncer famoso con que nacemos —estigma de mujer— ese microbio que nos roba vida proviene de leyes prostituidas de poderes legislativos, de poderes religiosos, de poderes paternos.

Carta a Dr. Atl

Para mí, para ti, ya no habrá ayer ni mañana –para nosotros dos sólo hay un solo día: la eternidad del amor y un solo cambio: más amor –amor que se transforma en más amor, donde no hay ayer ni mañana, sólo un espacio infinito –un día donde la noche no existirá sino para amarnos –una noche que será más luminosa que el día mismo cuando nuestras carnes se junten- es nuestro destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .