Escritoras feministas que reivindicaron a la mujer en la Literatura del Siglo de Oro | MÁS LITERATURA

Por: Andrea Castillo Pacheco

Se conoce por teatro español del Siglo de Oro a la gran producción teatral comprendida durante los siglos XVI y XVII. Este extenso periodo que abarca más de un siglo, se le considera uno de los más fructíferos debido a que vio nacer a algunos de los dramaturgos españoles más conocidos y universales, como Lope de Vega, Calderón de la Barca, Tirso de Molina, Agustín Moreto, Juan Ruiz de Alarcón, entre otros. Estos autores destacaron por sus obras profanas, humorísticas, religiosas y épicas. Además, por combinar el estilo trágico con lo cómico y sobre todo, en romper con las unidades de acción, lugar, tiempo en cada una de sus piezas teatrales.

Sin embargo, no se menciona sobre la participación de las mujeres en este teatro español como escritoras de grandes obras dramáticas durante este periodo. Es poco el reconocimiento que la academia literaria les ha dado a las escritoras del Siglo de Oro. ¿A qué se debe tal ninguneo? Tal vez a que algunas de sus obras fueron censuradas por los temas tratados, o porque las consideraban menos relevantes en comparación con la literatura masculina de esta época. No lo sabemos. Pero es un hecho que en México sus obras no han sido estudiadas a profundidad, ni mucho menos se enseñan en las escuelas como parte fundamental para conocer la literatura del Siglo de Oro en todas sus vertientes y desde ángulos diversos, en este caso, desde la visión femenina.

Cabe destacar que las mujeres sólo pudieron actuar en el teatro a partir de 1587, pues era mal visto por la sociedad que el género femenino se presentara ante un escenario, ya que significaba un acto inmoral y la creencia de pervertir a otras mujeres.

Pero es interesante señalar cómo en algunas obras escritas por hombres, la presencia de las mujeres se muestra de manera burlesca. Son personajes engañados y ultrajados por los caballeros de la nobleza. Un claro ejemplo de ello es la obra de El burlador de Sevilla, de Tirso de Molina, que plantea la historia de un joven noble español llamado Don Juan, el gran seductor y depredador sexual, seduce en Nápoles a la duquesa Isabela haciéndose pasar por su novio para deshonrarla.

Por otro lado, hay obras como las escritas por Calderón de la Barca que plantea a mujeres rebeldes e independientes, capaces de ejercer su criterio. Aunque con una perspectiva nada similar a la que plantean sus colegas escritoras. Como lo es el caso de Ana Caro, que muestra por medio de su obra, Valor, agravio y mujer, la ironía sobre la sociedad en la que vive y ridiculiza algunos valores típicamente masculinos y los roles de género que les impone la sociedad a las mujeres. Es una comedia de enredo de ambiente palatino que desarrolla, invirtiéndolo, el mito de Don Juan, con alusiones a El burlador de Sevilla. Está construida sobre el tópico de la mujer vestida de hombre y maneja los convencionalismos con habilidad. En ella, Leonor es cortejada y seducida por don Juan al que se entrega. Pero él se olvida de la palabra dada y va a Flandes, donde se enamora de la Duquesa Estela de quien está también enamorado el hermano de Leonor. Leonor, para vengarse de don Juan se disfraza de hombre convirtiéndose en Leonardo. La duquesa acabará enamorada de ella, sin saber que es una mujer. Además, se aprecia la voluntad por parte de la autora de incluir su opinión sobre temas que afectaban especialmente a las mujeres, como la castidad, el honor, el matrimonio o la amistad femenina.

Las obras de Ana Caro muestran a mujeres que defienden su honor vestidas de hombres para vengarse del hombre que las deshonró. Presentando a mujeres con iniciativa y sin temor a rebelarse ante una sociedad rígida y opresora.

“La trayectoria literaria de Caro, su lugar preeminente entre los escritores favorecidos por el poder, el cultivo tanto de la poesía como del teatro, y el beneficio económico que recibió por su sostenida labor creadora completan el perfil profesional de escritor (escritora) que se empieza a forjar en el siglo XVII, aunando el éxito profesional y económico, y llamando la atención sobre el papel que ocupa la mujer en la cultura del barroco”.

También está María de Zayas, otra escritora que plasma un fuerte componente de denuncia social: su revelación de “injusticias indignantes” reflejan una fuerte independencia y un recio orgullo femenino, sin ahorrar crudeza en las escenas escabrosas. Además refleja como nadie los efectos demoledores y opresivos de la pasión.

Sus obras reivindican el derecho de la mujer a la libertad amorosa y sexual sin tapujos, anteponiendo su goce sexual, su deseo y la rebeldía ante la represión sexual que imponía la sociedad del Siglo de Oro a las mujeres.

Pero quizás lo que más sorprende en ella es la insólita desenvoltura con que se comportan los personajes femeninos en el aspecto sexual y amoroso: desde la que persigue a un hombre que ve por el balcón hasta la que guarda un amante negro en el establo hasta devorarlo sexualmente «antes de infinitos adulterios». No en vano, en el siglo XVIII, la Inquisición prohibió reimprimir sus novelas por considerarlas inmorales y eróticas.

Aunque hay mujeres que terminan mal por la liberalidad con que se entregan, no son todas. Es también notable cuán poco contemplan su decoro personal o familiar cuando siguen sus impulsos, que es casi siempre: sus personajes son absolutamente pasionales. María de Zayas critica (con la misma libertad que muestran sus personajes) todas las ideas de la época sobre la honra y la virtud que, en su opinión, tanto perjudicaban a las mujeres. Así, en una frase que recuerda las de sor Juana Inés de la Cruz, dice Lisis a un galán que proclamaba su deseo de encontrar mujer tonta y honrada:

«Y ¿cómo sabrá ser honrada la que no sabe en qué consiste el serlo?»

Durante largo tiempo ignorada por la crítica, Emilia Pardo Bazán reivindicó su obra definiéndola como la picaresca de la alta sociedad del Siglo de Oro y resaltó algunos pasajes en que apercibió su feminismo:

“En la era que corre estamos con tan adversa opinión con los hombres, que ni con el sufrimiento los vencemos ni con la conciencia los obligamos. (…) ¿Por qué, vanos legisladores del mundo, atáis nuestras manos para la venganza, imposibilitando nuestras fuerzas con vuestras falsas opiniones, pues nos negáis letras y armas? ¿Nuestra alma no es la misma que la de los hombres? (…) Por tenernos sujetas desde que nacimos, vais enflaqueciendo nuestras fuerzas con temores de la honra, y el entendimiento con el recato de la vergüenza, dándonos por espadas ruecas, y por libros almohadillas”.

Según Nieves Baranda, “Zayas era plenamente consciente de su condición de mujer y escritora, obtuvo el reconocimiento de los círculos literarios de su tiempo y animó a las mujeres a reclamar el derecho a la cultura. Las protagonistas de sus novelas (cultas, valerosas, activas, inteligentes) cuestionan todos los estereotipos negativos habituales en la literatura de la época”. Con Ana Caro de Mallén son los mejores ejemplos de escritoras profesionales en el Siglo de Oro. Por querer publicar escoge el género mejor para ello, el de la novela. Era muy popular entre las mujeres, asiduas lectoras y en dichas novelas les propone una visión del mundo que les haga reflexionar y tomar conciencia. Las múltiples voces que aparecen se prestan a que la autora haga su propia reflexión oculta tras una de ellas. Así sus mujeres son valientes, capaces e inteligentes”.

Sin duda, existen más escritoras del Siglo de Oro que es necesario explorar y analizar. Tanto su vida como su obra, ésta última, que muestra una cuestión feminista que protesta a través de su literatura ante los estereotipos que impone la sociedad a las mujeres. Escritoras que dejaron un legado para reivindicar el derecho a la mujer para ejercer su libertad en todas sus vertientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .