Escritura creativa: figuras retóricas en la literatura | MÁS LITERATURA

Photo by Suzy Hazelwood on Pexels.com

Para escribir textos literarios es necesario adornar el discurso y, para lograr tal objetivo, utilizamos las figuras retóricas, o también conocidas como figuras literarias.

Las figuras retóricas son formas especiales de utilizar las palabras en la poesía o prosa, cuyo objetivo es crear un discurso repleto de belleza, monstruosidad o emoción.

A pesar de que se diga que estas figuras sean sólo del ámbito literario, no es del todo verdad, porque en la vida cotidiana las utilizamos mucho para comparar cosas, para expresar nuestras emociones o para contar un suceso espectacular que sucedió en el mercado.

Sin embargo, lo que se dice en la casa o en la calle, no se plasma en un papel y, en ocasiones, no podemos analizarlo. Por esta razón, cuando hablamos de figuras retóricas, hablamos de literatura, pues es donde hallamos estas formas tan especiales de utilizar las palabras para adornar el discurso poético o prosaico.

Veamos algunas figuras literarias y sus ejemplos:

Comparación

La comparación se utiliza para encontrar similitudes entre dos cosas, elementos o personas. Por ejemplo:

Sus labios eran como dos cerezos jóvenes.

Juan murió como un perro.

Hipérbole

La hipérbole se utiliza para exagerar un suceso, una característica de una persona o un sentimiento. Por ejemplo:

Cuando fui al mercado peleé contra 15 asaltantes y les gané.

Te llamé 500 veces y nunca contestaste.

Prosopopeya

La prosopopeya permite otorgar cualidades físicas o emocionales a las cosas. Por ejemplo:

Los ojos del mar entristecían con su oleaje.

La biblioteca hablaba a sus habitantes a través de sus libros.

Hipérbaton

El hipérbaton es muy utilizado en el discurso poético, porque su función es alterar el orden sintáctico de las oraciones para que las palabras concuerden con el ritmo, la rima o la métrica. Por ejemplo:

Oración normal: Juan mira las nubes.

Oración con hipérbaton: Mira Juan las nubes.

Oxímoron

La función principal del oxímoron es escribir palabras contrarias en una oración o verso, con el objetivo de complementar la idea y así generar una especie de ironía. Por ejemplo:

El frío era cálido para Susana, quien estaba acostumbrada a los inviernos difíciles.

El grito mudo de Luis se escuchó a lo lejos, tal vez encontró lo que no deseaba ver.

Estos son algunos ejemplos de las muchas figuras literarias que existen, aunque son muy breves, pueden servirte al momento de escribir. Esperemos que te sean útiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .